Pablo Bujalance

Nacido en Málaga en 1976, Pablo Bujalance es escritor y periodista. Desde 2004 es redactor de cultura en el diario Málaga Hoy y columnista de opinión en el Grupo Joly. El mismo año publicó su primer libro, Padre, con el que ganó el Premio Málaga Crea de Poesía, concedido por el Ayuntamiento de Málaga. Desde entonces ha publicado novelas, relatos, ensayos, poemas y obras de teatro. Como dramaturgo, ha estrenado desde 2011 una veintena de obras, incluidas algunas adaptaciones de clásicos, que en varias ocasiones han sido objeto de giras y premios dentro y fuera de España.

Entre sus reconocimientos cabe destacar, además del Premio Málaga Crea, el Premio del Teatro Andaluz a la difusión de las artes escénicas, concedido por la Fundación SGAE y la Asociación del Teatro Andaluz en 2015, por su labor de crítico teatral recogida en prensa y en el blog El diario de Próspero; así como los galardones otorgados por el Festival de Teatro Clásico de Almagro y la Asociación de Críticos de Teatro de Uruguay a A secreto agravio, secreta venganza, producción escénica de la obra de Calderón de la Barca a cargo de la compañía Jóvenes Clásicos con la versión libre de Pablo Bujalance.

Ya sea en sus artículos, poemas, novelas y obras de teatro, Bujalance busca la complicidad de lectores y espectadores en pro de una postura común ante el mundo contemporáneo. Un marco donde los elementos propicios al encuentro y al reconocimiento del otro en uno mismo superen el ímpetu de los más afianzados mecanismos de exclusión.

“Un acertado dominio de la técnica y un coraje indudable hacen de Pablo Bujalance un narrador de presente y de futuro”. JESUS MARTÍNEZ GÓMEZ. Mercurio

“No es fácil encontrar un autor que ame al ser humano, al prójimo, como a sí mismo. Un escritor que, a pesar de conocer profundamente tanto los defectos que padecemos como los horrores de los que somos capaces, siga amando la humanidad y todo –o casi todo– lo que representa y supone para los demás. Pablo Bujalance es uno de estos autores”. FRANCISCO ROMERO. La Opinión de Málaga